Cartera de valores Inversión

La importancia de la diversificación

“Invertir es como hacer dieta. Es simple pero no fácil. Todo el mundo sabe lo que tiene que hacer (comer menos y hacer más ejercicio). Realmente nada podría ser más simple, pero pocas cosas son tan difíciles en un mundo lleno de chocolate y cheetos.”

Warren BUFFETT

Hoy voy a tratar un tema fundamental para cualquier inversor, ya que si lo pasa por alto dificilmente conseguirá una buena rentabilidad a largo plazo. Me estoy refiriendo a la diversificación, que es la aplicación financiera del dicho “no pongas todos los huevos en una sola cesta” y permite alcanzar una rentabilidad óptima a largo plazo minimizando los riesgos.

Significa invertir en diferentes activos para reducir así el riesgo de pérdida en una cartera de valores. La diversificación se remonta al científico estadounidense Harry Markowitz, que incluso fue galardonado con el Premio Nobel de Economía en 1952 por el modelo matemático-financiero que desarrolló.

Cómo ya he comentado varias veces en el blog, los que distribuyen su inversión entre varios activos viven más tranquilos. El problema que veo es que muchas veces se invierte en activos demasiado similares.

Incluso el ganador del Premio Nobel Harry Markowitz no fue inmune a algunos errores de razonamiento. Aún habiendo elaborado una complicada regla de diversificación, años después confeso que él mismo no siguió su fórmula en absoluto.

Una cosa está clara: Si se quiere asegurar una inversión, se debe repartir en tantos lugares como sea posible. Exagerandolo con un ejemplo real: Algunas compañías envían a sus miembros del consejo de administración en diferentes aviones para viajar al extranjero. Si un avión se estrellará, al menos no todo el equipo directivo se vería involucrado en el accidente.

Por otra parte, las crisis siempre van a seguir apareciendo y casi nadie sabe cómo invertir su dinero de forma segura en los momentos difíciles. ¿Estamos en un recesión? ¿Prosperará Asia enormemente cómo auguran algunos? ¿Está el Ibex35 infravalorado? Es muy difícil de predecir. Lo único cierto es que los que distribuyen bien su dinero son los que menos riesgo corren. ¿Pero cómo se deben distribuir de “forma óptima” una inversion?

En el artículo de hoy trataré de contestar a esa pregunta. Os muestro un pequeño índice de los temas en los que lo he dividido:

Tipos de diversificación

Voy a resumir brevemente cuáles son los diferentes tipos de diversificación que existen:

  1. Geográfica: con ella se evita comprar todo los activos de un mismo país, ya que si este sufre una crisis, lo más seguro es que cayera el valor de la mayoría de sus activos.
  2. Sectorial: esta diversificación se refiere a invertir en diferentes sectores. No centrarse sólo en un sector en concreto, como pudiera ser automoción o sector turístico, ya que en el futuro pueden pasar muchas cosas y una crisis de esos sectores podrían arruinar toda nuestra cartera. Por ejemplo, si alguien antes del Covid-19 hubiera tenido solo acciones de aerolineas o cruceros, el valor de su cartera se hubiese desplomado.
  3. Por divisas: comprar acciones de empresas que operen con diferentes tipos de divisas, como dolares, euros, libras, etc.
  4. Temporal: no comprar todo en un momento puntual, si no distribuir nuestras compras periodicamente en el tiempo. Por ejemplo con una estrategia DCA.
  5. Tipo de inversión: existen diferentes maneras de invertir como depósitos a plazo fijo, obligaciones con interés variable, crowdlending, immobiliario, criptomonedas, metales preciosos, acciones, fondos y también capital humano, invertir en nosotros mismos.

A parte de los tipos de diversificación existe un término muy importante en el ámbito de las inversiones, la correlación, que es conocida como la relación que existe entre los movimientos de un activo con respecto a otro. Se utiliza en la estadística para medir la relación que hay entre dos variables. Analizar cómo se mueven los diferentes activos financieros entre sí es fundamental en la creación de nuestra cartera de valores. Existen algunos brokers online que cálculan la matriz de correlaciones automáticamente.

Una buena distribución de la cartera

Las inversiones más rentables son a menudo las más arriesgadas. Las acciones de países lejanos, por ejemplo, que se encuentran quizás justo al comienzo de un fuerte auge económico, nadie sabe de antemano cómo se desarrollarán, probablemente traerán un alto rentabilidad, pero no todos ellos. Quizás con algunos se puede conseguir una rentabilidad desorbitante, con otros una gran pérdida.

Es por ello que una buena distribución ayuda. Si se dividen las inversiones entre muchos activos diferentes, algunos obtendrán beneficios increibles y otros tendrán grandes pérdidas. Pero la cartera en su conjunto probablemente producirá una rentabilidad relativamente buena en promedio. El peligro de perder mucho es por lo tanto mucho menor. Y lo más probable que si se invierte con un plan y se mantiene a lo largo de los años, se consiga vencer a la inflación y se obtenga una buena rentabilidad neta del dinero invertido.

Gráfico propio

Lo importante es en qué se distribuyen las inversiones. Esto debería ser tan diferente como sea posible: Una parte para activos de Europa, una para activos de Asia, países grandes y pequeños deberían estar allí, compañías nuevas y antiguas, también una parte para bonos, una para bienes raíces y así sucesivamente hasta completar una cartera con diferentes tipos de activos. Si se quiere profundizar en el tema de activos a invertir y estrategia podeis leer este artículo de mi blog que trata específicamente de esos temas.

También he leido que algunos dicen que lo importante es la siguiente pregunta: ¿Qué tamaño tiene la parte segura de la cartera y qué tamaño tiene la parte arriesgada? El resto es secundario. Seguro que esa reflexión ayuda a mejorar las inversiones y debería ser planteada por cada inversor. Hay que saber que tipo de inversor se es y adaptar el perfil de riesgo a ese nivel.

Los errores ocurren rápidamente

Por más fácil que suene, al inicio de distribuir las inversiones, los errores se pueden cometer muy rápidamente: Comprar sólo acciones de mercados emergentes, apostar todo al S&P500 o a un ETF de MSCI China. Eso puede traer enormes beneficios iniciales, pero ¿qué pasa si estalla una nueva crisis asiática y muchos mercados emergentes caen en recesión? Que ocurre si USA pierde su supremacia mundial? ¿Qué ocurriría si China entrará en guerra con otro país? Entonces uno se puede sentir estupido por apostar todo a una carta que parecía ganadora inicialmente. Es mejor por ello “jugar” con varias cartas…

A continuación os muestro una representación de las crisis más importantes que ha habido en las últimas décadas. Estamos pasando actualmente la crisis mundial del Covid-19, estoy seguro que dentro de unos años volverá a ver otra crisis, es cuestión de estadística.

Davant png images | PNGWing
Fuente: Google

Las fórmulas complicadas son innecesarias

Afortunadamente, no se necesita una fórmula tan complicada como la del Premio Nobel, Harry Markowitz para distribuir una cartera correctamente. De todas formas, para su propio dinero eligió una regla mucho más simple: La mitad del dinero en acciones, la otra mitad en valores con intereses – y estaba satisfecho. Ha quedado demostrado que reglas tan simples pueden ser tan buenas como la fórmula complicada – pero hay que prestar mucha atención a lo que se compra.

A continuación os dejo la fórmula, si alguien quiere profundizar en el tema puede leer este este artículo sobre su modelo matemático-financiero.

Planteamiento del modelo matemático-financiero de constitución de carteras de Markowitz

Si te gusta el contenido suscríbete al blog y recibe los artículos por email.

La forma correcta de tratar con las ganancias y pérdidas

Conseguir tener desde el principio la estrategia y las acciones correctas – el mercado de valores podría ser tan bonito… desafortunadamente, los inversores se equivocan a menudo.

Estar siempre en el lado ganador es simplemente imposible. Sobre todo en el mercado de valores. Cualquiera que diga que siempre tiene razón con sus inversiones está mintiendo. Es inevitable sufrir pérdidas de vez en cuando. Por supuesto, algunos inversores pueden tener un olfato especialmente bueno y apostar más a menudo por acciones ganadoras que por acciones perdedoras.

Pero, ¿cómo de importante es tener la razón de todos modos? George Soros dijo una vez:

“No importa si tienes razón o no. Lo que importa es cuánto ganas cuando tienes razón y cuánto pierdes cuando te equivocas.”

En primer lugar, la cuestión del potencial de retorno de una inversión y en segundo lugar, la cuestión de la gestión del riesgo. Las decisiones de inversión son siempre una mirada al futuro. Estar equivocado es tan parte de la inversión como lo es tener éxito. Lo importante es reconocer las decisiones equivocadas a tiempo. Parece sencillo, pero este punto es realmente complicado. Os dejo un ejemplo de una acción que parecía que siempre habia tocado fondo, pero su cotización seguía bajando: Telefónica.

En un tweet que publiqué hace unas semanas os muestro cuáles fueron las mejores clases de activos cada año desde el 2000.

Conclusión: Se recomienda la diversificación para cada cartera

Una cartera inteligentemente diversificada permite a los inversores soportar las caídas en determinados sectores o regiones mucho mejor que con sólo unos pocos títulos individuales en su cartera.

Existe la posibilidad de minimizar aún más el riesgo de mercado y es a través del período de inversión. Los análisis sobre esto son, por supuesto, el resultado de una mirada en el espejo retrovisor y no son una garantía para el futuro, pero históricamente, el retorno de la inversión ha sido como se muestra en el gráfico de abajo.

Al comienzo de una inversión en el mercado de valores, a pesar de la diversificación y teniendo en cuenta algunas otras reglas importantes, se pueden obtener pérdidas enormes, pero también beneficios sensacionales. Sin embargo, cuanto más largo es el período de inversión, más pequeño es el intervalo dentro del cual se mueve el rendimiento esperado.

Así que al principio casi todo es posible, pero a largo plazo la rentabilidad se asienta en un pequeño y positivo intervalo. Siempre que se halla diversificado la cartera correctamente y se hallan elegido los activos con un estudio previo detallado.

Es importante de mencionar que esto es sólo una mirada al pasado y no hay garantía que se vuelva a repetir en el futuro.

Ejemplos de carteras diversificadas

Acabo el artículo con algunos ejemplos prácticos de carteras antivirus y carteras diversificadas Boglehead.

Carteras de ejemplo “a prueba de virus”
Carteras Boglehead. Fuente: Boglehead.es

¿Qué os ha parecido el artículo? ¿Sois de los que diversificáis vuestra cartera o preferís concentrar vuestras inversiones en unos pocos activos? Si tenéis alguna pregunta o queréis añadir algo no dudéis en escribir en los comentarios de abajo, en twitter a @inviertracional o escribir un email a inversionesracionales@gmail.com.

0 comments on “La importancia de la diversificación

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Invierte Racionalmente

Blog de finanzas personales e inversión en bolsa a través de un método racional.

WordPress.com en Español

Blog de Noticias de la Comunidad WordPress.com