Inversión

Inversión por dividendos

La idea de acumular ingresos pasivos con dividendos ha ganado mucha popularidad. Esto se debe en gran medida al bajo nivel de los tipos de interés, que está haciendo que muchos ahorradores se replanteen su estrategia y hagan de los dividendos el “nuevo interés”.

Se considera que los inventores de la estrategia de dividendos son Michael B. O’Higgins, por un lado, y Benjamin Graham, por otro. La diferencia entre ambos inversores es que Graham se limita a seleccionar los valores con mayor rentabilidad por dividendos, mientras que O’Higgins sigue filtrando de entre estos valores los de menor precio.

Según una encuesta realizada ayer en twitter la mayoría de lo que siguen la estrategia de dividendos están contentos con los resultados obtenidos hasta ahora. Me sorprendio que mucha gente afirma haber empezado con trading y después cambio de estrategia.

Empezamos el artículo de hoy. Lo primero es saber que es un dividendo.

¿Qué es un dividendo?

El dividendo corresponde a la parte del beneficio del balance que se distribuye a los accionistas. El dividendo lo deciden los accionistas en la Junta General Anual. Sin embargo, no hay derecho a un dividendo.

Así, a pesar de los beneficios, se puede omitir el reparto de dividendos si es necesario por razones empresariales. Por regla general, el dividendo se paga al día siguiente de la Junta General de Accionistas, lo que conlleva el llamado descuento por dividendo en el precio de la acción.

El descuento de dividendos describe el fenómeno por el que el precio de la acción suele caer en una cantidad correspondiente al dividendo después del pago del mismo. Sin embargo, como la cotización siempre se forman por la oferta y la demanda, el descuento por dividendos está relacionado con el hecho de que los inversores están dispuestos a pagar menos por la acción si el dividendo ya se ha pagado.

La rentabilidad de los dividendos es decisiva

La métrica más importante que nos interesa cuando se trata de dividendos es la rentabilidad por dividendo. ¿Cuál es la rentabilidad de los dividendos?

La rentabilidad de los dividendos indica el nivel de pago en relación con la cotización de la acción. Cuánto más alto sea, mayor será el pago que reciba por tu dinero en términos porcentuales.

Más abajo pueden verse el Top 25 de los Dividend Aristocrats, ordenadas por Dividend Yield.

La definición de Aristocratas del dividendo es sencilla:

  • se refiere a un subconjunto de acciones dentro del índice S&P 500,
  • con un capitalización de mercado superior a 3 billones de dólares.
  • y que cumplen la condición de haber incrementado sus pagos por concepto de dividendos a sus accionistas cada uno de los últimos 25 años.

Según la constancia del pago de dividendos hay clasificaciones interesantes para los inversores que buscan invertir en acciones de empresas que reparten dividendos:

Los dividendos no son dinero gratis

Aunque estaría bien: el dinero gratis no existe. Ni siquiera en el caso de los dividendos. La razón: el llamado “descuento de dividendos”. Esto significa que, en cuanto se paga el dividendo, el precio de la acción cae en la cantidad distribuida.

Ejemplo de descuento de dividendos

Tenemos dos acciones idénticas, cada una cotizada a un precio de 100 euros. Ambas acciones han obtenido beneficios durante el año.

La acción X decide distribuir una parte del beneficio, concretamente el 3% del precio de la acción, entre los accionistas. La acción Y reinvierte todo el beneficio.

De este modo, el precio de la acción Y se mantiene en 100 euros, ya que los beneficios ya se han obtenido y permanecen en la empresa.

Después de la distribución, el precio de la acción X cae en los 3 euros distribuidos, por lo que ahora es de 97 euros. Esto es lógico: Como ahora hay menos dinero en la empresa X que en la empresa Y, debe valer menos, lo que refleja el precio de las acciones.

Por lo tanto, para el inversor era irrelevante en qué acción invertía: Con la acción Y, tendría una acción por valor de 100 euros en su cuenta de valores.

Con la acción X, habría tenido una acción por valor de 97 euros en su cuenta de valores y habría recibido una distribución de 3 euros, por lo que en total también habría recibido 100 euros.

Si no fuera así, uno podría simplemente comprar una acción el día anterior a la junta general anual en la que se determinan y asignan los dividendos, cobrar el dividendo unos días después y volver a venderla. Pero es evidente que el mercado de valores no es tan estúpido. Como se puede ver, los dividendos o la ausencia de ellos son lo mismo, al menos a primera vista.

Porque sí hay diferencias, que discutiremos en un momento, en los pros y los contras. Pero la esperanza de que te regalen dinero con un dividendo no es una de ellas por el descuento de dividendos.

No hay garantía sobre el dividendo

Una diferencia importante con respecto a una inversión tradicional que devenga intereses radica en el calendario de pagos: La rentabilidad de los dividendos siempre está relacionada con la última cantidad pagada, por lo que es una métrica orientada al pasado. El tipo de interés que se recibe con un bono, por ejemplo, es la promesa para el futuro.

En cualquier momento, el dividendo de una empresa puede aumentar, reducirse o, en casos extremos, incluso cancelarse por completo. Lo hemos visto en el 2020 con la crisis de la Covid-19.

Así pues, a diferencia del tipo de interés, un dividendo no es un valor inamovible, sino que fluctúa cada año y, por tanto, está asociado a un cierto grado de incertidumbre para el futuro.

Los valores con dividendos no son sólo empresas seguras

De hecho, los valores con dividendos suelen proceder de sectores más defensivos y no cíclicos. Sin embargo, muchos inversores en dividendos asumen que una alta distribución de beneficios promete un alto grado de seguridad. Sin embargo, este no es el caso, porque:

Muchas empresas que tienen una alta rentabilidad por dividendo lo han hecho como resultado de una caída del precio de las acciones debido a las expectativas pesimistas del mercado. Todas estas empresas se enfrentan a enormes retos y competidores. Ninguno de estos valores es particularmente “seguro”.

Esto no quiere decir que no se deba invertir en estos valores, porque dónde hay riesgos, hay oportunidades. Pero aún así, la seguridad a menudo enfatizada de las acciones de dividendos no está presente aquí.

Pero hay otros criterios, además de la rentabilidad por dividendo, que pueden aportar más seguridad, y que vamos a ver a continuación.

Ventaja de la estrategia de dividendos

Las empresas con altos dividendos suelen ser empresas económicamente sólidas y, por tanto, consideradas muy fiables, como por ejemplo CocaCola, McDonald’s, Procter & Gamble o 3M. Si mantienes estos valores en tu cartera, puedes estar bastante seguro de que no sufrirá una pérdida total ni tendrá que soportar fluctuaciones de precios inmensamente altas.

Desventaja de la estrategia de dividendos

Sin embargo, como los estrategas de los dividendos sólo eligen determinados valores de la empresa, se dedican a la “selección de valores”. La desventaja de esto es que hay menos diversificación del riesgo y, al mismo tiempo, el rendimiento de la cartera global no es óptimo. Por ejemplo, los inversores pasan por alto todas las empresas que no pueden pagar dividendos o que suelen reinvertir los beneficios inmediatamente, como las empresas jóvenes y las tecnológicas.

Conclusiones

No hay pruebas empíricas claras de una ventaja sistemática y original de las acciones con altos dividendos en términos de rendimiento y/o riesgo, al menos si uno se limita a los estudios estadísticos del mundo académico.

En el plano de la lógica fáctica, tampoco hay pruebas convincentes de cómo y por qué la sobreponderación de los valores de alta rentabilidad por dividendos debería generar un valor fiable para el inversor en el futuro.

Tal vez esta estrategia parezca una decisión irracional al principio. Para muchos, se trata más de un ingreso regular o un flujo de caja y menos de maximizar el capital de inversión. A cambio, sin embargo, hay que aceptar menores ganancias de precio de vez en cuando, pero recibir pagos de dividendos elevados y, sobre todo, regulares. Sin embargo, si no necesitas o quieres un flujo de caja regular, puede tener más sentido diversificar mejor a través de otro tipo de activos.

No se debe comparar un pago de dividendos con un pago de intereses. El pago de dividendos es un pago puramente voluntario de la empresa a sus accionistas, esto debe saberse, porque una empresa también puede reducir estos pagos o cancelarlos por completo si planea grandes inversiones o hay una crisis en ese momento.

En el caso de los bonos, por ejemplo, hay que pagar los intereses ya fijados de antemano. Para repartir el riesgo de recortes o impagos, puedes comprar ETFs concentrados en dividendos, pero hasta ahora hay muy pocos en España.

3 comments on “Inversión por dividendos

  1. Yo he considerado a Graham el padre del value investing porque se basaba en el valor intrínseco de un negocio. ¿Alguna fuente de donde obtener info sobre su faceta dividendera?
    Dices que el dividendo es la parte del beneficio…creo que una empresa no necesita tener beneficio para repartir dividendo, algunas reparten más del 100% del beneficio, o piden un préstamo, o hacen scrip.
    Por otro lado el tema fiscal es importante ya que es un lastre para el dividendo. Y el mito de que es una inversión pasiva también tiene tela, hay que hacer una selección de empresas, y por mucho que haya repartido durante X años no puedes desentenderte de sus fundamentales para siempre.

  2. Hola,

    Graham habla sobre su faceta dividendera en el libro El Inversor inteligente. En concreto ponía como condición 20 años sin interrumpir los dividendos para invertir en una acción.

    Si una empresa reparte dividendos sin tener beneficio no le veo mucho potencial a esa empresa.

    Totalmente de acuerdo en el análisis de los fundamentales de la empresa. Por mucho que haya pagado dividendos durante tiempo, nadie sabe lo que pasará en el futuro.

    Un saludo y gracias por tu comentario!

    • Coincido en que dividendo sin beneficio no tiene futuro, pero en la definición de dividendo que das “el dividendo es la parte del beneficio” yo no sería tan tajante, porque que sea sostenible o no ya es otro tema. Y en eso los inversores que suelen estar en el ibex lo sabrán bien, cuando las directivas hacen malabarismos para mantenerlo o buscar un mínimo % de aumento anual, dejando de lado la asignación óptima de capital.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Invierte Racionalmente

Blog de finanzas personales e inversión en bolsa

WordPress.com en Español

Blog de Noticias de la Comunidad WordPress.com