Inversión

La rentabilidad de una cartera de valores

El retorno de una inversión siempre está en boca de todos, sobre todo cuando se consiguen buenos resultados, pero, ¿de qué se habla realmente cuando se nombra la rentabilidad? La realidad es que hay diferentes métodos de cálculo.
Las diferentes opciones sirven para diferentes propósitos y, en consecuencia, también conducen a diferentes resultados. Por lo tanto, creo que tiene mucho sentido arrojar luz sobre las profundidades del cálculo de la rentabilidad: ¿Cuáles son los enfoques más importantes para calcularla y en qué casos deben utilizarse cada uno de ellos?

La rentabilidad ponderada en el tiempo garantiza la comparabilidad

Si quieres comparar el rendimiento de tus inversiones con el de otras formas de inversión, debes utilizar la rentabilidad ponderada en el tiempo. Se considera el método estándar de los inversores profesionales y determina el rendimiento puro de una cartera durante cualquier periodo de tiempo, independientemente de los ingresos y las retiradas de capital.

¿Cómo funciona esta comparación de rentabilidades? Para calcular la rentabilidad ponderada en el tiempo, el rendimiento se divide en subperíodos separados por los movimientos de la cuenta o cartera. Por lo tanto, se considera el rendimiento puro dentro de cada subperíodo. El producto de estos rendimientos se utiliza para determinar la rentabilidad ponderada en el tiempo. De este modo, los ingresos y las retiradas no se tienen en cuenta para el cálculo de la rentabilidad y uno se concentra exclusivamente en el rendimiento de la cartera.

Es aconsejable que los subperíodos individuales abarquen un año entero o se extrapolen a un año en consecuencia. De este modo, el inversor pasivo puede comparar rápida y fácilmente su inversión con un índice de referencia o con los rendimientos (ponderados en el tiempo) de otros tipos de productos y estrategias de inversión.

Cálculo simple de la rentabilidad sólo apto para inversiones puntuales

Por supuesto, también hay una forma más sencilla de calcular el rendimiento de una inversión. En la forma simple de rendimiento, se observa el beneficio o la pérdida de la inversión en relación con el capital invertido durante un periodo de tiempo determinado. Esta simple rentabilidad sólo tiene sentido mientras no haya movimientos en la cuenta. Sin embargo, en cuanto se realizan más ingresos o retiradas después de la inversión única, este simple porcentaje deja de ser un ratio adecuado para los inversores.

La rentabilidad ponderada por el valor muestra lo que consigue la gestión activa de la cartera

Para calcular el rendimiento de un gestor de cartera o de un inversor activo, debe utilizarse la rentabilidad ponderada por el valor. Detrás de este ratio se encuentra la tasa interna de rendimiento de la inversión, es decir, la tasa de rendimiento que ha devengado cada unidad monetaria invertida al final del periodo de inversión. La rentabilidad ponderada por el valor aumenta si el gestor de la cartera ha elegido un momento favorable para comprar o vender valores. Del mismo modo, disminuye si se ha elegido un momento desfavorable para comprar o vender.

Dado que las estrategias de inversión pasiva no persiguen la sincronización activa del mercado, el rendimiento ponderado por el valor en estos casos sobreestima o subestima el rendimiento real, dependiendo de la suerte o la mala suerte que haya tenido el inversor con el momento de la cartera que gestiona. Por lo tanto, los inversores pasivos no pueden utilizarlo de forma significativa para comparar la rentabilidad con otras inversiones.

Comparación de los métodos de cálculo

Para ilustrar las diferencias entre la rentabilidad simple, la ponderada por el tiempo y la ponderada por el valor, los siguientes ejemplos muestran la rentabilidad de una cartera con un periodo de tenencia de dos años. El rendimiento anual varía. Las retiradas provocan el mismo efecto y, por tanto, deben aplicarse de forma análoga.

Escenario 1:

El valor de la cartera del inversor comienza inicialmente en 0. Se realiza una inversión única al principio del primer año, por ejemplo la compra de un fondo indexado, un ETF o una acción. La rentabilidad es del 20% en ambos años.

En el caso de una cartera única sin más movimientos en el broker, los tres tipos de rentabilidad coinciden entre sí. Lo mismo ocurriría si los resultados de los dos años fueran diferentes. En esta constelación, los tres tipos de retorno conservan su importancia.

Así se pueden calcular los rendimientos matemáticamente:

Rentabilidad simple
Rentabilidad ponderada por valor
Rentabilidad ponderada por tiempo

Escenario 2:

El valor de la cartera del inversor comienza inicialmente en 0. Se realiza una compra al principio del primer y del segundo año. El rendimiento de los productos financieros en ambos años es del 20%.

Con las carteras al principio del primer y del segundo año y un rendimiento anual uniforme, los rendimientos ponderados por el valor y por el tiempo son idénticos. Esto también sería cierto para las diferentes carteras. La rentabilidad simple, en cambio, es menor que el rendimiento real debido al pago adicional, por lo que deja de tener sentido.

Los rendimientos correspondientes se calculan de la siguiente manera:

Rentabilidad simple
Rentabilidad ponderada por valor
Rentabilidad ponderada por tiempo

Escenario 3:

El valor de la cartera del inversor comienza inicialmente en 0. Le siguen dos compras, uno al principio del primer y del segundo año. Esta vez, el rendimiento anual es diferente (5% el primer año y 35% el segundo).

En este caso, los rendimientos ponderados por el valor y por el tiempo difieren. La rentabilidad ponderada por el valor es mayor en este caso porque se invirtió una cantidad mayor en el segundo periodo con un mejor rendimiento. Se dice que el inversor activo tiene un buen market timing, por así decirlo, pero el rendimiento de la cartera es en realidad sólo del 19,1%, independientemente de los ingresos y las retiradas. Este valor se muestra mediante la rentabilidad ponderada en el tiempo.

Los cálculos son así:

Renabilidad simple
Rentabilidad pondera valor
Rentabilidad ponderada por tiempo

Escenario 4:

El valor de la cartera del inversor comienza inicialmente en 0. Le siguen dos compras, uno al principio del primer y del segundo año. La rentabilidad vuelve a ser diferente, pero esta vez en orden inverso (35% el primer año y 5% el segundo)

En cuanto a la diferencia en el valor final de la cartera con respecto al escenario 3, hay que señalar que esta diferencia se debe al hecho de otro movimiento de la cuenta. Así pues, el inversor pasivo, al igual que el inversor activo, participó en distinta medida en diferentes momentos. Por lo tanto, un plan de ahorro pasivo siempre tiene un carácter activo hasta cierto punto. Vemos que en este ejemplo la rentabilidad ponderada por el valor es ahora menor que la rentabilidad ponderada por el tiempo cuando se invierte el orden de actuación. La explicación es análoga a la del escenario 3: con una exposición elevada y un rendimiento pobre, el rendimiento obtenido por unidad de dinero es menor para el inversor activo que en el ejemplo anterior. Así que supuestamente obtuvo peores resultados que el inversor pasivo, pero esto no tiene sentido porque ambos inversores obtuvieron el mismo resultado. Así que la baja rentabilidad ponderada por el valor dice que es fue mal momento para la segunda inversión. Sin embargo, para el inversor pasivo, la sincronización es menos interesante que el rendimiento de su cartera. Y este rendimiento sigue siendo del 19,1%, independientemente de la variación en las cantidades invertidas.

Rentabilidad simple
Rentabilidad ponderada valor
Rentabilidad ponderada tiempo

Hasta aqui el artículo de hoy sobre la rentabilidad. Si no te quieres complicar la vida haciendo cuentas mi consejo es que uses para el calculo y el monitoreo de tus inversiones la herramienta Portfolio Performance, la explico de detalle en la sección de herramientas de este blog. Sino, siempre puedes hacer el seguimiento a través de una hoja excel y programar las fórmulas…

Ejemplo del Output de Portfolio Performance:

Ejemplo del cálculo automático de indicadores relevantes de una inversión

1 comment on “La rentabilidad de una cartera de valores

  1. Gracias, lo leeré con detenimiento porque mi cartera debería ser rentable y no lo está siendo tanto.

Responder a r. Cancelar la respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Invierte Racionalmente

Blog de finanzas personales e inversión en bolsa

WordPress.com en Español

Blog de Noticias de la Comunidad WordPress.com

A %d blogueros les gusta esto: